“Cuando comencé a amarme de verdad todo cambió”

Cuando comencé a amarme de verdad todo cambió , pude verme y percibirme de una manera diferente. Cultivar el amor propio es el primer paso para llegar a respetarnos y a ser felices con nosotros mismos , sin sentir la necesidad de buscar la felicidad en terceros .

Cuando comencé a amarme de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto .

Entonces pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre y se llama “AUTOESTIMA“.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a aceptar todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento. Eso se llama “MADUREZ“.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable : personas, situaciones , todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo.

Al principio, mi razón llamó “egoísmo” a esa actitud. Hoy sé que se llama "AMOR HACIA UNO MISMO"

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y preocuparme por el futuro.

Ahora me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un dia a la vez. Y eso se llama “PLENITUD

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme.

Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón , es una valiosa aliada. ¡Y eso se llama “SABER VIVIR”!

No debemos tener miedo a cuestionarnos o afrontarnos. De hecho , hasta los planetas chocan y del caos suelen nacer la mayoría de las estrellas que vemos en el universo.